Saber más de vinos es cuestión de práctica

Cada vino tiene su copa Para disfrutarlos en plenitud, cada vino tiene una copa que destaca lo mejor de sus aromas y sabores.
Las copas de mayor volumen son para los tintos, ya que les permiten respirar y desplegar sus aromas.
Por su parte, las copas medianas son adecuadas para los vinos blancos y rosados, ya que además de evitar que el vino se caliente, conservan los aromas hasta el final.
Las copas tipo flauta son perfectas para los espumantes, pues permiten que las burbujas se desprendan mejor y por más tiempo.
Las temperaturas de servicio Dependen tanto del tipo de vino, es decir si es blanco, rosado, tinto, dulce o espumante, como del tiempo que han pasado en guarda.
En este corto rango de temperaturas de servicio, se encuentra el secreto para disfrutar de todo el despliegue aromático de estas bebidas. Atiende las indicaciones de las botellas teniendo en cuenta que los blancos y rosados deben servirse fríos, pero no helados, mientras que los tintos se sirven a temperaturas que no superen los 18 ºC aproximadamente.

Hay un vino especial para cada momento de tu vida

Productos recomendados

Mundos de Soluciones