Videojuego Batman Arkham Knight Xbox One | carulla | PLU: 883929412464 en Carulla.com

Videojuego Batman Arkham Knight Xbox One

Plu: 883929412464
Ref: IO-VJ00651

Producto agotado

Vendido por:

días hábiles

und.

Información del vendedor:


Ver políticas de Cambios y devoluciones

Este producto es exclusivo en internet y será entregado en la puerta de tu casa. Puedes realizar el pago en cualquiera de las cajas de nuestros almacenes Carulla, Éxito, Surtimax o Super Inter.


Descripción

Última entrega de la serie Arkham ambientada; una vez más; en la ciudad de Gotham. En esta ocasión Batman se enfrenta a los peores villanos de la conocida serie de cómics de DC; con Espantapájaros entre ellos; en un videojuego que multiplica la libertad de su propuesta jugable y que incluye el Batmóvil como vehículo pilotable.
Si por algo destacaron los dos primeros juegos de Batman firmados por Rocksteady es por tomarse con calma la exposición de la historia en los primeros minutos; eso es algo en lo que su tercer episodio difiere notablemente. Arkham Knight ataca con rabia y golpea duro y donde duele; con un comienzo directo e incluso salvaje con un sorprendente y breve prólogo narrado en primera persona que nos cuenta los motivos de la evacuación que hacen de Gotham; oportunamente; una urbe desértica. Sólo los criminales moran una ciudad que es más grande que en ninguno de los lanzamientos anteriores; y que está dividida en tres islas entre las que podemos movernos con total libertad desde el instante inicial. Y es que una obra de Batman; sin importar el arte al que pertenezca; no es nada sin sus villanos; porque Bruce Wayne es un superhéroe carismático; turbio y tridimensional; pero esta marca siempre se ha definido por la potencia y los brillantes rostros con los que se expresa el mal.

Esta review está completamente libre de spoilers; pese a ello es imposible hablar del argumento del programa que nos ocupa sin referirnos de forma superficial al final del anterior en la siguiente frase. Como los responsables del juego se han ocupado de recordarnos durante toda la fase promocional de su última obra; Joker ya no está morando por Gotham pero su sombra es muy alargada y; de hecho; su legado nos brinda algunos de los mejores momentos del título. Sí; vuelven Dos Caras; el Pingüino; Enigma y otros rostros que te van a resultar familiares; pero a estas alturas y con dos (o tres; según se mire) juegos a nuestras espaldas la presencia de todos estos malvados suena más a desfile de caras conocidas que a intención de aportar algo relevante a la narrativa. Al margen de ellos están las dos principales presencias en cuanto a los representantes del lado oscuro; que son el Espantapájaros; que también regresa con una amenaza en forma de gas letal; y el verdadero debutante: el Caballero de Arkham que da nombre al videojuego.

Quedan otras sorpresas por desvelar (una de ellas fantástica) y el reparto coral de héroes y malvados ayuda a que exista un sentido de la variedad muy interesante. Todo se acompaña; como es costumbre; por unos valores de producción insuperables para narrar el argumento que garantizan unas cinemáticas maravillosas; cuidadísimas desde el punto de vista estético y que llegan traducidas y dobladas al español con un nivel francamente bueno. Superar la historia propiamente dicha en forma de misiones principales nos va a llevar entre 12 y 15 horas; pero como siempre pasa en los mundos abiertos tenemos un buen puñado de misiones de carácter secundario disponibles para llevar a cabo siempre que lo deseemos y que amplían la duración de manera importante.

El modo historia se expande notablemente en este episodio siguiendo la progresión de la cerrada primera entrega; Asylum; el descubrimiento de un mundo abierto en la segunda; City; y la exploración de lo que es; definitivamente; una ciudad completa a nuestra entera disposición en Knight. El patrón de nuestros movimientos en ella puede ser tan sencillo como el de irnos moviendo para explorarla y descubrir sus secretos en un principio; pero tarde o temprano tendremos que acceder a la ruleta de misiones para ir procediendo a su cumplimiento si queremos que la narrativa avance.

Sin embargo lo mejor de Arkham Knight es; como en sus anteriores entregas; sumergirse en la ciudad e ir descubriéndola poco a poco; mientras nos empapamos de su sucia; grasienta y peligrosa esencia. En este sentido juegan a favor de la inmersión elementos como esa dirección artística espectacular de la que siempre ha hecho gala el estudio; así como el empleo de un Unreal Engine que se beneficia en cuanto a efectos; acabado y capacidad de trasladar a la pantalla lo que los diseñadores plasmaron en bocetos e ilustraciones en la fase de pre-producción. Un trabajo asombroso que se traduce en distritos claramente identificables para los fans de los cómics y que son; exactamente; como los habíamos imaginado. No está presente la Batcueva; claro; pero hay tantas localizaciones de mucho interés y todo ha crecido tanto en tamaño y nivel de detalle; que es imposible no embobarse mientras planeamos por sus cielos; escalamos sus fachadas; nos acercamos a una comisaría repleta de cosas que hacer o; sencillamente; pilotamos nuestro Batmóvil por sus calles. Exacto; porque es uno de los grandes reclamos del título y debido a que; ante la ausencia de civiles; hay muchos matones que atropellar; tanques y vehículos enemigos que destruir y coches patrulla de la policía que proteger.

Arkham Knight es un sobresaliente broche para la trilogía (cuatro juegos en realidad) de Rocksteady sobre Batman. El añadido del Batmóvil es su gran titular y la obsesión por justificar su presencia no siempre depara los mejores resultados; pero todo lo demás sigue siendo tan bueno que el conjunto mantiene su calidad y lo mantiene como uno de los mundos abiertos de aventuras más recomendables de la generación. Además en PlayStation 4 y Xbox One hablamos de un lanzamiento muy pulido para ser un mundo abierto; y con un extraordinario acabado visual.


Especificaciones
Alto 17
Ancho 2
Largo 13
Modelo IO-VJ00651
Peso 1
Vendedor Marketplace

Cambios y devoluciones